Ushuaia todo el año

5 octubre, 2016
Texto_Agustina Seeber

Cualquiera sea la estación, propuestas y actividades sobran en la tierra del fuego, siempre claro, de la mano de la naturaleza, la cocina patagónica, vistas impresionantes desde cualquier ventana y la mítica propia de los confines del mundo.

ushuaia7

Si uno tiene suerte y el clima acompaña, aterrizar en Ushuaia ya es un espectáculo en sí mismo o un anticipo de lo que vendrá.
En la ciudad del fin del mundo, a las montañas se las encuentra a la vuelta de la esquina o allá en el horizonte decorando amaneceres, atardeceres y anocheceres… cada hora tiene su encanto.

Caminar para descubrirla es una buena idea, ya que muchas de las propuestas se encuentran cerca unas de las otras y es fácil de llegar. Para empezar, sobre la avenida San Martín, el Centro Comercial a Cielo Abierto propone un paseo por cuadras rebosantes de restaurants y comercios, entre ellos, el Free Shop y el local Laguna Negra —el imperdible para llevar de regalo chocolates, dulces y otras delicias patagónicas—. Las baldosas de San Martín están calefaccionadas para evitar el hielo y las hacen más amistosas a los transeúntes, por lo que el frío no es excusa para no caminar. De hecho, el frío es el motivo: Ushuaia cuenta con el único Ice Bar de la Provincia y el sexto del país. Hay que ponerse capa, grampones y guantes para ingresar a, literalmente, un bar de hielo. Se trata de una cámara a -15° C aproximadamente, donde se puede probar un trago en vaso de hielo, interactuar con distintas esculturas y tomar las fotos más divertidas.

Volver por la costanera y observar las aguas del Beagle perderse quién sabe dónde es el marco ideal para una postal típica, sin contar el icónico cartel del fin del mundo. De allí al presidio más famoso de la Argentina también se puede ir a pie. Y sin dudas vale la pena una visita guiada a los pabellones que albergaron a figuras míticas, como el Petiso Orejudo. A través de un recorrido por las celdas, muchas de las cuales se conservan —el crujido del suelo de madera lo dice todo—, uno puede conocer la historia de expediciones, del Presidio Militar y Cárcel de Ushuaia, y de los presidiarios de la entones inhóspita Tierra del Fuego. El Museo Antártico y el de Arte Marino también funcionan dentro del Presidio, y cuentan datos atrapantes sobre los Yámanas, y la flora y fauna de la región. Tan cautivante como ingresar a la réplica en tamaño real del original Faro del Fin del Mundo —el cual evoca Julio Verne—.

Pero al faro que todos conocemos —que no fue el primero—, Les Éclaireurs, se llega por agua, navegando el Beagle más precisamente. En el puerto, una cantidad de empresas de turismo ofrecen distintos tipos de navegación, en catamarán o en embarcaciones más pequeñas, para rodear las islas de las aves y lobos marinos, y dar la vuelta al faro. Sentir el frío en la cara, respirar el aire fueguino y tomar un chocolate caliente no tiene precio, menos aún, si es con vista a las panorámicas del sur del Sur. Algunas de las empresas también disponen de excursiones terrestres, entre ellas, al Lago Escondido y Fagnano.
Cuando la nieve y el hielo no interfieren, también se puede aprovechar un paseo en el Tren del Fin del Mundo para dejarse llevar en el tiempo hacia el Parque Nacional.

Nieve y naturaleza

Cualquier oportunidad es buena para entrar en contacto con la tierra del fuego. En invierno, los esquiadores y snowbordistas aprovechan al máximo las increíbles pistas del cerro Castor y los breaks en algunos de los bares, a los cuales se suma InnoBar, la carpa de Grupo Newsan, donde se degusta sushi, bocados salados y dulces en cómodos puffs y un ambiente cálido. Por otro lado, camino al cerro, en Llanos del Castor la oferta de actividades incluye paseos en motos de nieve o en trineos tirados por perros, caminatas con raquetas y otras posibilidades, incluso excursiones nocturnas. En primavera y verano, luego de realizar avistaje de castores, los dueños convocan a probar un cordero a la estaca o alguna delicia al disco.

Sabor austral

Este viaje no sería lo mismo sin su gastronomía. Además de la centolla, que invita desde las peceras de los locales gastronómicos y la cual se recomienda probar lo más natural posible, las aguas australes llevan a los platos merluza, trucha, abadejo, róbalo, salmón… Los frutos de mar no se quedan atrás: cholgas, mejillones, almejas, entre tantos más. En cuanto a la oferta, el restaurant de Los Cauquenes propone un menú para chuparse los dedos, empezando por una entrada de carpaccio de pulpo. Pero si el visitante le escapa a las carnes blancas, el cordero fueguino asado en cruz es otro de los platos insignia. En María Lola Restó, la propuesta de cordero incluye un salteado de vegetales exquisito. Por otro lado, los paladares exóticos pueden degustar carpaccio de castor o “ceviche de puta madre” en el restaurant Volver (cita obligada frente al Beagle). Para terminar, de postre helado de calafate y algún chocolate.

+

www.tierradelfuego.org.ar
Volver
Maipú 37, Ushuaia.
T>  (02901) 42-3977
María Lola Restó
Deloqui 1048, Ushuaia.
T> (02901) 42-1185
Los Cauquenes
De la Ermita 3462,
Barrio Bahía Cauquén.
T> (2901) 44-1300
www.loscauquenes.com
Llanos del Castor
www.llanosdelcastor.com.ar
info@llanosdelcastor.com.ar
Cerro Castor
www.cerrocastor.com

 

Turismo Newsan

Con 25 años de trayectoria en electrónica y productos de consumo, con ocho plantas industriales —entre ellas, Pulpak, donde se recicla el 96% de los materiales totales—, tres centros logísticos y más de 5000 colaboradores, Grupo Newsan abre el abanico de propuestas en Ushuaia con su programa de puertas abiertas “Turismo Newsan”. Con el objetivo de adentrarse en el corazón de la industria nacional y conocer la visión de Newsan, una vez por semana y en grupos de 15 a 20 personas, se realizan visitas guiadas a algunas de las plantas, acompañados nada más y nada menos que por Pierre Iribarren, ingeniero en electrónica y gerente de planta. A través del relato apasionante y didáctico de Pierre —y algún que otro chiste de por medio— uno puede comprender qué es un tren y línea de montaje, entre otras cosas, y experimentar en vivo y directo el trabajo y estudio meticulosos que implica la producción de teléfonos móviles, aires acondicionados y televisores de distintas marcas (Sony, Motorola, LG, Huawei). Allí también se fabrican muchas de las piezas que los componen, por ejemplo, las placas. Sin dudas, una experiencia interesante para descubrir la cadena de valor completa de la industria nacional, el maravilloso mundo de la ingeniería y vivenciar el proceso que sucede antes de que los productos lleguen a nuestras casas.
Las visitas se llevan a cabo los jueves a las 9:30 hs. El grupo sale desde la Secretaría de Turismo de Ushuaia, donde también se realizan las reservas (Prefectura Naval 470, de 9 a 20 hs).

+

muniush@gmail.com
www.newsan.com.ar

Los comentarios estan cerrados.