Un viaje a otro tiempo

31 julio, 2012

En un breve recorrido por sus calles que bajan hacia el río en ambas márgenes (como tantas ciudades de Uruguay, Colonia también se trata de una punta), encontrará muchas viviendas de inicios del siglo pasado, de altos techos y cerramientos originales. Colonia guarda el innegable espíritu de su gente, siempre amable y sonriente.

Texto: Silvina Rocha
Fotos: Ricardo Canga

Sus callecitas de piedra transcurren en declive hasta morir en el río. Sus adoquines están ahí desde hace siglos, fueron testigos del paso de marineros que las caminaban en busca de mujeres, de sosiego y placer, luego de meses enteros sin pisar tierra. Las construyeron los esclavos y las caminaron portugueses y españoles dejando huellas indelebles. Sus casas de anchas paredes, tienen frentes del color del cielo y de la tierra, y sus ventanas y puertas son como visillos por los que se puede retroceder en el tiempo. Colonia conserva esa magia, mezcla de historia y cultura, que perdura alimentada por los ateliers de artistas, anticuarios, artesanos y músicos.
Sus bares ofician de platea para el eterno espectáculo del amanecer o la caída del sol sobre su río. Aquí todavía ruedan viejos automóviles, o quedaron quietos para siempre como parte del paisaje. Motos, cuatriciclos y bicicletas recorren sus calles, en el trajín lento y cotidiano de este pueblo.

Enclave histórico
El río oficia de filtro y conserva de este lado de la orilla la paz de pueblo chico, de un poco más de 20.000 habitantes. Quizás parte de su magia se deba a fortuitas razones históricas, porque la fundación de esta ciudad se trata de la única por parte de los portugueses en el Río de la Plata, ocurrida en 1680. La piedra utilizada en la construcción de casas y los techos a dos aguas son el principal rasgo arquitectónico que, a diferencia del español, utilizaba ladrillos y techos de azotea. El trazado de sus calles es original y la excelente conservación de su arquitectura fueron razones de peso para que en 1995 se la declarase Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y se garantizara de esta forma, que seguirá quedando intacta.

Los comentarios estan cerrados.