Vinos y naturaleza, una experiencia 360°en Chile

9 mayo, 2018
Texto Carola Cinto

En el medio del Valle de Milahue, Viña Vik ofrece una experiencia que combina diseño, paisajes impactantes, excursiones para todos los gustos y una excelente carta de vinos.

OK Pool-0328

Cada detalle fue pensado con una precisión milimétrica. Alexander Vik, un emprendedor noruego, tuvo una idea: crear un vino único en el mundo. Para ello contrató un grupo de especialistas y los puso a buscar el mejor terroir de toda Sudamérica.
El lugar elegido fue el Valle de Millahue, a 200 kilómetros de Santiago de Chile, donde numerosos microclimas y tipos de suelos conforman el ecosistema ideal para producir todo tipo de cepas de vino. El sitio elegido era denominado por los indígenas de la zona como “Lugar de Oro”.

Minimalist Suite-0390

Viña VIK está conformado por más de 4300 hectáreas de valles y colinas, a las que se le suma una arquitectura de vanguardia. Una estructura casi transparente coronada por un techo de titanio suspendido, inspirado en las mismas montañas que lo rodean, aparece en medio del entorno natural. Este brutal estilo moderno se entremezcla con vistas de 360 grados que no sólo muestran los viñedos sino también la propia Cordillera de los Andes. Un paisaje que parece pintado por algún genio divino. Debajo del impactante techo color bronce, 22 habitaciones transformadas en pequeñas salas de arte esperan a sus huéspedes. Cada una de las suites tiene una temática especial y su interior está diseñado por algún artista en particular. Por ejemplo: la Master Suite VIK tiene obras del artista Antonio Seguí y de James Turrell, la Suite Azulejo está cubierta de este material traído de Portugal a lo largo y ancho de las paredes y del techo, entre otros.

Una bodega sustentable

Uno de los fundamentos de todas las propuestas que VIK ofrece a los huéspedes es el de mantener una convivencia armónica con la naturaleza.
Para ello, en  2007, Carrie y Alexander Vik se embarcaron en un concurso de arquitectura con profesionales chilenos, que finalmente resultó en la elección de Smiljan Radic (en sociedad con Loreto Lyon) como el arquitecto principal y diseñador de la bodega.

Vina Vik courtyard

De esta manera, el proyecto no sólo debía generar un despliegue visual impactante, sino también reducir cualquier tipo de intromisión en el paisaje.
El techo color blanco es el elemento que más llama la atención de los visitantes. Esta superficie, que da la impresión de una enorme ala blanca suspendida sobre la estructura, está hecha de una tela blanca extensible que permite la entrada de la luz natural hacia la bodega y propicia la operación de la misma sin necesidad de utilizar iluminación artificial.
Por otra parte, casi la totalidad de la superficie del edificio se encuentra bajo tierra, lo que permite que el vino se enfríe de manera natural y se reduzca el impacto de utilizar sistemas de refrigeración.

Gastronomía local

Para aquellos que llegan solo por el día, Pavilion Café y el restaurante Milla Milla son buenas opciones para complementar un día en la bodega. El artista detrás de los platos y cacerolas de ambos lugares es Rodrigo Acuña.

Antes de ingresar a Vik Chile, Acuña estudió en el Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (Incap) y trabajó con Guillermo Rodríguez y, su mentor, Axel Manríquez. Junto a él, se enfiló en la filosofía de que la mejor cocina debe realizarse en base a productos frescos. Por eso, ambos espacios gastronómicos se abastecen de ingredientes que provienen de las más de 30 comunas de la región y es el propio Rodrigo Acuña quien se ocupa de recorrer los diferentes caminos y escoger los ingredientes que llegan a cada plato. Por ejemplo: las verduras y los granos vienen de Paredones, a 240 kilómetros de Santiago; los pescados y crustáceos de Pichilemu, a 210 kilómetros de la capital chilena; entre otros.
“Se trata de una cocina artesanal con lo que la tierra de esta región entrega”, dijo Acuña.

Experiencias muy diversas

Además de las visitas a la bodega y la cata de vinos, VIK Viña también ofrece otro tipo de actividades relacionadas al enoturismo.
Huéspedes y visitantes podrán realizar cabalgatas por los viñedos junto a expertos, trekking por senderos diversos, paseos en mountain bikes por caminos especialmente diseñados y visitas a viñedos vecinos como Neyen, Montes, Lapostolle y Clos de Apalta.

Vina Vik & The Winery from afar

Una actividad especial, y que sólo se realiza desde finales de marzo a principios de mayo, es la Experiencia de Cosecha.
Esta experiencia tiene una duración de tres días e incluye desde una clase de yoga durante el atardecer, trekking, cabalgatas, cenas de cuatro tiempos, tratamientos de spa, hasta una cosecha de uvas a la medianoche junto al equipo especializado de VIK.

Los comentarios estan cerrados.