Historia de dos vinos

31 julio, 2012

El Malbec de Ricardo Santos
Conducta. Es la palabra que mejor le cabe al Malbec de Ricardo Santos 2010, una rara avis enológica, más en estos tiempos donde todo va de la mano de la moda y pocos son los que perseveran con su visión. A Ricardo Santos, ex propietario de la bodega Norton, le cabe el nombre de “padre del Malbec” ya que fue uno de los primeros en darle jerarquía a esta cepa con el vino que lleva su nombre. Según palabras del bodeguero “traté de lograr junto a mi familia un vino que recuerde más el viñedo y menos la bodega”, un vino en el cual la calidad de la cepa se pueda lucir naturalmente.
Su primera añada fue en 1974 y a partir de allí fue fiel a un estilo de vino amable, accesible a todos los paladares, poco tánico, frutado, pero sobre todo “rico”. En 2010 Ricardo Santos ha producido unas 185.000 botellas de este espléndido tinto. Es, en síntesis, uno de esos tintos que al final de la comida nunca se dejan en la copa.

Altos Las Hormigas
Los vinos de Alto Las Hormigas son obra del enólogo italiano Alberto Antonini, hombre talentoso por demás y ex director de la bodega Antinori. Antonini aunó fuerzas con Antonio Morescalchi, un emprendedor que apostó al mercado del vino. En 1995 ambos partieron a Mendoza a buscar oportunidades de inversión. Luego de una ardua búsqueda decidieron comprar 216 hectáreas en el departamento de Luján de Cuyo. Al poco tiempo contaron con el apoyo de otros tres amigos que se asociaron al naciente emprendimiento.
Es curioso el nombre de la bodega, pero resulta más que adecuado debido a que en sus inicios los dueños debieron lidiar con una invasión de hormigas y además tuvieron que trabajar como insectos. Eso, sumado a que la finca se encuentra en una zona denominada “Altos”, resuelve el acertijo.

Actualmente producen cuatro etiquetas a base de Malbec y una de Bonarda: Altos Las Hormigas Clásico 2011, un auténtico exponente del Malbec clásico mendocino, aromático, con un buen equilibro entre fruta y madera, el Altos Las Hormigas Terroir 2010, elaborado con uvas del Valle de Uco, con mucho aroma a frutas rojas y paso por barricas del roble francés, el Altos Las Hormigas Reserva 2009, de buena estructura, buen componente tánico y una participación de madera bien marcada, el Altos Las Hormigas Single Vineyard Vista Flores 2007, el must de la bodega, de buena estructura, con paso por doble barrica nueva (36 meses) y con un importante potencial de guarda. Finalmente está uno de los mejores Bonarda producidos en la Argentina: Colonia Las Liebres 2011, fresco, sin madera y con la acidez típica del Bonarda.
Los vinos de la bodega han trascendido el mercado local y actualmente se están exportando a Japón, EEUU, México, Italia, Perú, Inglaterra, Francia, China, Australia y Brasil. Lo que se dice una historia de éxito.

Los comentarios estan cerrados.